La unidad del peronismo según Abel

Comparto este posteo de Abel esperando retomar de a poco mi blog (?) si es que puede llamárselo así. Tengo mucha suerte, soy amigo de Abel y discutimos mucho de política, lo cual para mi es un privilegio. Si no aprendo es porque soy un opa, aunque no siempre estamos de acuerdo, obvio, ja.  El 2017 empieza y si hay algo que se es que el peronismo tiene que estar a la altura de las circunstancias y de lo que el pueblo necesita. Este posteo de el me parece de mucho interés para la etapa que se viene.

Además obvio Abel nos deja con la intriga esperando la segunda parte:

 

La unidad del peronismo como problema

peronismo

El título es algo más que un homenaje al clásico de Methol Ferré El Uruguay como problema. Se refiere al hecho que la unidad del peronismo en la oposición sería un problema probablemente irresoluble para el gobierno actual y su proyecto. También, a que la unidad del peronismo es, en apariencia, un problema para la democracia en la Argentina, en tanto ésta ¿requiera? alternancia en el gobierno, o, al menos, su posibilidad ¿Es el peronismo siempre mayoritario? ¿Dejaría esto a la oposición un rol sólo testimonial?

Me apuro a decir que esos dos “problemas” no son “del peronismo”. Es evidente, si uno se detiene a pensarlo (cosa que no parece el hábito de muchos opinadores). El peronismo ha sido derrotado, en elecciones libres, tres veces: 1983, 1999, y 2015 (dos intervalos de 16 años cada uno ¿debemos prepararnos para el 2031?). En serio: lo que sucedió, resulta obvio, es que al menos en las dos ocasiones anteriores sus opositores no han sido capaces de armar un proyecto estable. ¿Macri será capaz de hacerlo? Honestamente, debo decir que no me parece, pero el futuro nunca está fijado de antemano. En todo caso, no es responsabilidad del peronismo.

El problema clave, entonces, es el del peronismo, o, más preciso, de los argentinos que votan propuestas que se definen a sí mismas como peronistas: ¿Es posible hoy una propuesta que una y exprese esas voluntades?

Para no quedar entrampados en una discusión teórica, o en el voluntarismo que refleja la amable foto de arriba, conviene repasar algunos números y algunos hechos.

En marzo de 1973, el candidato elegido por Perón, Héctor Cámpora, obtuvo el 49,56 % de los votos. Seis meses después, Perón mismo sumó 61,85 %. Pero estamos hablando de más de 40 años atrás. Otra Argentina.

Más cerca en el tiempo, en 2003, Carlos Menem, Néstor Kirchner, y Adolfo Rodríguez Saá, en ese orden, sumaron el 60,8 % de los votos (Fueron en boletas separadas porque quien gobernaba el país y manejaba el partido en ese año, Eduardo Duhalde, sospechaba que en una interna peronista Menem habría triunfado. Es probable). Lo que puede afirmarse es que, a pesar de la identidad y la trayectoria peronista de los tres candidatos, expresaban al menos dos, y quizás tres, proyectos muy distintos.

Y mucho más cerca, en octubre del año pasado, el candidato del PJ-FpV, Daniel Scioli, obtuvo en la 1° vuelta de las elecciones el 37,58 % de los votos. Y el del Frente Renovador, Sergio Massa -que había sido candidato del FpV 4 años antes, y Jefe de Gabinete de su gobierno- sumó el 22,39 %. Es natural que muchos entusiastas en la franja dirigencial, y no pocos en el activismo, piensen en sumar ambas corrientes para lograr una victoria aplastante dentro de diez meses.

Otros -tampoco son pocos- creen que ahí hay dos proyectos no sólo distintos, sino antagónicos. Que tratar de juntarlos es imposible, y refleja una falta de compromiso con el “verdadero” peronismo.

Dejando de lado -por un momento, nada más- esa discusión sobre el contenido- corresponde apuntar que, en la práctica, esa hipotética suma necesitaría hoy, sí o sí, del acuerdo de dos personas: Cristina Kirchner y Sergio Massa. En el caso de Cristina, resulta obvio: es el liderazgo en que se referencia la gran mayoría de los votantes del FpV. Ninguna otra figura puede expresarlos con igual legitimidad (Y el anterior candidato presidencial, Scioli, hoy aparece al lado de Cristina). En cuanto a Massa, si bien algunas encuestas marcan un descenso en su intención de voto, todas le dan mucho más que al Frente Renovador como lista.

Ahora, con el respeto que merece la dirigencia del peronismo, y también la militancia, quiero sugerir que ambos lados de la discusión, el utilitario y el principista, parten de un enfoque errado. Lo decisivo no son las siglas, ni siquiera las candidaturas, aunque sean éstas las que suman, o no, los votos. Antes se debe pensar en los votantes. ¿Como sería la propuesta del peronismo que pueda sumar una mayoría suficiente, en 2017 y en 2019?

Para encarar ésto, propongo repasar algunos conceptos (revisando, por ejemplo, a Pierre Ostiguy). El peronismo sigue siendo una identidad poderosa en Argentina. Como el antiperonismo (o el no peronismo, en los que dicen, con sinceridad “yo no soy gorila”), expresado, habitualmente, en el Partido Radical. Al norte de la Región Centro, son todavía las opciones decisivas para las grandes mayorías. En la Región Centro -Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Mendoza- y en la Patagonia… siguen muy vigentes, las dos. Pero no parece que sean las decisivas, por sí solas.

¿Cuáles son la otra dicotomía que hoy divide a los argentinos, y que se mezcla pero no se confunde con la identidad peronista y la “no peronista”? ¿Izquierda y derecha, diría Ostiguy? Hmmm… ¿Progresismo vs cualunquismo, como a veces planteo, medio en broma? Más allá de las definiciones teóricas, creo que en la práctica resulta muy visible que se expresan en la aprobación o el rechazo de la experiencia y el discurso kirchnerista.

Parece claro que no es una división social y cultural como la que se manifestó históricamente en torno al peronismo. En realidad, se puede decir que existe, sobre todo, en el seno de los (mayoritarios) sectores medios de la población argentina. Pero es aún más claro -se demostró en al menos dos turnos electorales, 2013 y 2015- que alcanzó para definir las elecciones nacionales.

Quiero hacer algunas precisiones: Cuando hablo de la Región Centro, o de las provincias de Norte, no estoy diciendo que son realidades uniformes, bien diferenciadas entre sí. Es una distribución estadística, y se muestra según las circunstancias y los liderazgos locales. En Jujuy triunfó un candidato radical, con el apoyo de todo el anti kirchnerismo. En Córdoba, gobierna el peronismo tradicional y el kirchnerismo no ha logrado ser más que una minoría testimonial.

Con todo eso en cuenta, igual resulta evidente que la victoria de Macri el año pasado fue el fruto del rechazo / cansancio con el kirchnerismo. Y -a pesar del desgaste que sufre este gobierno y que todas las encuestas muestran- encuentro que ese “núcleo de rechazo” sigue siendo un dato importante en el electorado. Como es visible la adhesión emocional a Cristina Kirchner y el recuerdo favorable de su gobierno en otra fracción, claramente mayor al menos en provincia de Buenos Aires, de los votantes.

Entonces, hay dos preguntas que el peronismo debe resolver para volver a ser una opción de poder, antes de pensar en acuerdos con -o garrochazos desde- el Frente Renovador:

¿Cómo se articulan los votos de las diferentes expresiones del peronismo en las distintas provincias, aún si en Buenos Aires -37,01 % de los votantes- triunfara CFK o una lista identificada con ella? Esta pregunta incluye el desafío de la articulación con el sindicalismo, que no tiene casi poder territorial pero forma parte del sistema de poder peronista. Espacialmente cuando no se maneja el Estado nacional.

¿Qué porciones del electorado pueden sumarse a esos votos “propios”, necesidad que se asume en todas las siglas en las que se agrupa la dirigencia peronista, y reconocida explícitamente por Cristina Kirchner?

Trataré de esbozar algunas respuestas para mañana. No contengan el aliento

Anuncios

La única verdad es la realidad

Puede entrar acá y ver datos sobre escuelas de la pesada herencia: http://www.700escuelas.gov.ar/web/gis2014/

 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-08-11-19-p-m

Abel dice que:

Actualizando Scioli

scioli-y-bossio

Leo en La Política Online: “Bossio abandonó la cumbre peronista porque apareció Scioli. El ex titular de Anses se fue junto a un hombre de Urtubey“. Había tocado recién en el blog estos temas de coyuntura: El Scioli que vuelve y La renovación peronista, 2.0. Pero vivimos tiempos muy coyunturales, y uno se tienta.

Aclaro algunos datos: como señalé en ese posteo, el acto del NH no era una “cumbre peronista”. Fue un acto para recordar el triunfo de Cafiero en 1987 en Buenos Aires, y lanzar una consigna “la 2° Renovación”, con la que quieren idenficarse ex kirchneristas con inserción mediática. El poder territorial que ahí se manifestaba era el de la Tercera Sección bonaerense (que no es moco ´e pavo, por cierto), y algún apoyo sindical (¿estuvo Pignanelli, de SMATA? Tengo versiones contradictorias).

Lo que sí me pudo informar un dirigente de mi agrupación que nos representaba en el acto, es que DOS se sentó, modestamente, entre el público, y ahí permaneció hasta el final. Desde el estrado no se lo invitó a subir, ni se lo mencionó (También mencioné en el correspondiente posteo que la dirigencia más joven de la provincia lo quiere jubilar). Pero… los periodistas presentes le dieron mucha más bola que a los oradores.

Como sea, trato de salir de la anécdota: Desde hace tiempo insisto en algo que me parece obvio: la polarización (imperfecta) que se manifestará en la sociedad será a favor o en contra de la experiencia macrista. Es cierto que hay un sentimiento anti kirchnerista -en particular contra los últimos años de la gestión de CFK, que se manifiesta especialmente entre sus ex funcionarios (su política de personal tal vez no fue la más acertada). Pero dudo que esa vaya a ser la línea de fractura para los argentinos de a pie. Y me resulta imposible creer que se pueden juntar muchos votos tomando distancia pública de Scioli.

Papá pulpo

 

 

54094130808fe_crop

Paro docente, tarifazos, inflación, Barrios de Pie acampa frente al Ministerio de Trabajo, los jubilados son reprimidos, Milagro Sala esta presa, y la lista es interminable.

Pero seguimos siendo víctimas del marcado de agenda de Cambiemos. El mayor desafío ( para mi ) con vistas electorales para el 2017 del peronismo es lograr escapar del pulpo comunicacional de los medios como Clarin y del entramado vía callcenter que armo el PRO en las redes sociales.

Lo que se viene, lo que se viene…

Scioli, Rossi, Urtubey, Calo, y varios compañeros más.

Scioli, Rossi, Urtubey, Calo, Chino Navarro y varios compañeros más.

 

Abel nos cuenta de lo que se viene. Y se viene parece eh. Bueno acá el posteo en cuestión:

Creo que la reunión de hoy del Congreso Nacional del Partido Justicialista marcó la definición de uno de los procesos políticos más interesantes, y potencialmente más cargados de futuro, que ha vivido el peronismo. Digo esto teniendo claro que la mayoría de mis compatriotas, aún la mayoría de los votantes del peronismo, no está motivada por el tema partidario. Ni tampoco, todavía, por el tema electoral. No importa; la política, en las sociedades modernas, la hacen los políticos. Después, es el resto de los seres humanos el que decide si marca el camino que van a seguir, o una rosca efímera, vacía de contenido.

De todos modos, los caminos son los que son, y la tarea de los políticos es plantearlos (además de roscar, claro). Otros plantearán caminos distintos, y estarán haciendo política. O como dijo, se supone, Arnold Toynbee “Los que no se interesan en la política tendrán un castigo merecido: serán gobernados por los que sí se interesan“.

Debo aclarar de inmediato que no estoy hablando de lo que titularán los diarios, la elección de Eduardo Fellner como presidente, o lasvicepresidencias honorarias para Julián Dominguez; Aníbal Fernández; Florencio Randazzo; Agustín Rossi; Daniel Scioli; Sergio Urribarri; y Juan Manuel Urtubey (orden alfabético, fíjense).

Esto último es bastante novedoso en el PJ, como también lo son las Primarias Abiertas. Es la oficialización de las precandidaturas para las PASO del próximo año, al mismo tiempo que se anuncia que no se modificarán las condiciones. Importante, claro, pero este abanico de candidatos ya estaban alistándose hace semanas. Los viejos lobos del partido comentan que todo esto es funcional a Scioli, y probablemente lo es. Pero lo decisivo será el largo – un año – proceso de instalación de las diversas candidaturas en la interna partidaria. Ese proceso – finalmente, los votantes en las elecciones primarias – fortalecerán a la candidatura definitiva del que triunfe, y también a las que demuestren que muchos peronistas, muchos argentinos, se sienten expresados por ellas y sus deseos no pueden dejar de tomarse en cuenta. Por supuesto, de paso fortalecerán la interna partidaria, cómo no.

Igual, insisto: lo fundamental es que hoy terminó de definirse la forma de un proceso de incorporación de militancia, que necesariamente significa también la de nuevos sectores sociales, que comenzó, muy paulatinamente, hace más de diez años, con el fortalecimiento del liderazgo de Néstor Kirchner, y se hizo visiblemente masivo con su muerte en 2010. Esta militancia, los kirchneristas, una nueva incorporación como las que ha tenido el peronismo a lo largo de su historia, tuvo su expresión más distintiva, es decir, más distinta del peronismo tradicional, el 27 de abril de 2012, en la cancha de Vélez.

Y muchos pensaron – desearon – que podía ser una fuerza política nueva. Mi impresión es que ni Kirchner ni Cristina lo consideraron posible: los dos tuvieron una larga trayectoria de políticos realistas, y, justamente, pertenecen a una generación cuya ingreso al peronismo quedó marcado por frustración y tragedia. Y ellos son de los que se quedaron, en el peronismo, en la política.

De todos modos, la última palabra siempre la tiene la realidad. Matizada, como es ella. Desde el punto de vista de la política interna, la composición de la conducción partidaria ha sido un triunfo para La Cámpora, y sus dirigentes lo viven como tal. “Wado” de Pedro como uno de los cuatro vicepresidentes, José Ottavis en la Secretaría General,… Esto brinda a esa organización una legitimidad que confirmará su hegemonía en el espacio generacional.

La otra cara es que eso instala firmemente a La Cámpora, y al kirchnerismo, en el Partido Justicialista. Digamos que es trasvasamiento generacional, versión 2014. Como dije al principio, la evaluación definitiva la hará el pueblo argentino, el domingo 18 de octubre de 2015. Veremos si es San Perón.

Y bueno, Abel tiene no se, como 40 años de peronismo en el lomo, o algo así. Yo le presto atención. Vení futuro, te estamos esperando.

El Patrón del Mal

El patron del mal. ¿Pensaron que sería el Cabezón?

El patron del mal. ¿Pensaron que sería el Cabezón?

Política:

Bueno, las paritarias estan que arden. Los docentes de Buenos Aires no aceptaron la propuesta. Les ofrecieron el 25,5% en cuotas.

Se le va uno al Massismo…y deberemos acostumbrarnos todos, se vienen idas y vueltas.

Scioli mete fichas con el tema de la seguridad. Presentó un proyecto de ley para crear policia municipal. La agenda de los próximos meses empieza a verse. También salió a apoyar en CABA a Santa María.

El cabezón sigue hablando. No se a ustedes, a mi me importa muy poco lo que diga hoy por hoy. Seguí participando.

Y sigue el tema Soldati. Ayer me hizo embroncar mucho el tema. Bueno, hoy sigo igual.

Economía:

Sube la facturación. No se mucho pero si la gente consume y los negocios facturan…

Liberan trigo para exportar. Clink caja. Mientras tanto el “blue” sigue bajando.

El banco mundial nos guiña un ojo, espero que la oposición no se indigne.

Internacionales:

Chapo Guzman, Escobar  y otras historias. Vale la pena pegarle una leída a esta nota.

Se viene el ex zurdaje. Rusia planea expandir su presencia militar en Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Ucrania sigue tratando de desenredarse. Pero esta claro que le cuesta.