Liberen a Milagro Sala, gatos.

Un año de injusticia, un año de prejuicios, un año de impotencia, un año de saber que así no es es la cosa, un año de prepotencia feudal. Un año de Milagro Sala presa.

Un año de no bajar los brazos ni si quiera en cana. Un año de dignidad.  Un año de Milagro Sala presa. 

“Hay que seguir militando y trabajando. Esto no es una derrota, esto muestra que nos quieren tener en la cárcel porque nos tiene miedo. Las organizaciones sociales son las que salimos adelante después del noventa. Seguramente vamos a seguir. No nos van a correr. Invitamos a los jóvenes a militar en los colegios, en los barrios en las villas”. Milagro Sala

milagro-1.jpg

Voto femenino

El 23 de septiembre, Perón y su ministro Ángel Borlenghi firmaron el decreto de promulgación; cuatro años más tarde, las mujeres votaban por primera vez.

Mujeres de mi patria: recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos. Y la recibo entre vosotras con la certeza de que lo hago en nombre y representación de todas las mujeres argentinas, sintiendo jubilosamente que me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas, tropiezos y esperanzas. Por eso hay en ella crispación de indignación, sombra de ataques amenazadores pero también alegre despertar de auroras triunfales. Y eso último se traduce en la victoria de la mujer sobre las incomprensiones, las negaciones y los intereses creados de las castas repudiadas por nuestro despertar nacional.

Eva Perón