Cuarenta años…Rucci.

Rucci

Rucci

“Nos equivocamos. Debimos matar a López Rega y no a Rucci”. Miguel Bonasso (alias “Cogote”), Oficial Montonero, hoy Diputado Nacional.

“Nosotros creíamos que tirándole al “viejo” [Perón] un fiambre sobre la mesa íbamos a poder negociar en mejores condiciones” – Mario Firmenich, Comandante de Montoneros, septiembre de 1974 (sobre el asesinato de Ignacio Rucci, Secretario General de la CGT).

“Estos errores son producto de un ensoberbecimiento aristocrático de la guerrilla, que la caracteriza como guerrilla anti-pueblo.” – Carlos Mujica, sacerdote “tercermundista”, con referencia al asesinato por montoneros del Secretario General de la CGT José Ignacio Rucci (23/7/1973) dos días después de la elección nacional que consagró a Juan Perón como Presidente de la República en lugar de Héctor J. Cámpora.

“El alevoso asesinato del Secretario general de la CGT, señor José Ignacio Rucci, a pocas horas del pronunciamiento masivo de la ciudadanía por la reconstrucción nacional y la convivencia en paz, es la respuesta criminal de quienes -al servicio de oscuros intereses antipatrióticos- han resuelto entorpecer mediante la violencia, el proceso de liberación en curso.” – Raúl Lastiri, Presidente Provisional de la Nación, tras el asesinato por Montoneros de José Ignacio Rucci (Operación “Traviata”) en septiembre de 1973.

“Un crimen tremendo tiene en luto a toda la República. El Secretario General de la CGT ha caído en una emboscada y ha sido presa de las balas criminales.” – Antonio Tróccoli, diputado por la UCR, en la sesión de la Cámara del 27 de septiembre de 1973, con relación al asesinato de José Ignacio Rucci por Montoneros.

Pero si quieren leer algo que valga la pena sobre Rucci y el presente lean a Abel Fernandez.

Anuncios

La agresión a la caravana de Massa

“Termocéfalos K”

El blog de Abel

Cuando me enteré del asunto – piedras, ladrillazos y huevos durante una recorrida en La Matanza – me fastidió, claro. Y uno se lamenta por los lesionados y el riesgo de algo peor. Pero no le dí demasiada importancia. No fue una batalla ideológica. Fue, es, una pelea por intereses, territorios, la posibilidad de contratos, y también por una identidad forjada en la idea de ser “el patrón de la vereda”.

No muy diferente de un enfrentamiento en una seccional de la UOCRA, o entre barras del futbol. Ni siquiera Omix, el bloguero militante del massismo, hizo demasiado ruido, más allá de evocar a la sombra de Herminio.

Scioli dijo que cualquier candidato que lo solicite contará con medidas de prevención, y la titular del bloque del FpV de la Cámara de Diputados, Juliana Di Tullio, repudió el ataque. Es lo que correspondía; la mayor o menor sinceridad es un…

Ver la entrada original 175 palabras más